You are here

NOTICIA

< Volver

NOTICIA < Volver

Razones para no bajar la guardia ante el dengue

  |   

El dengue es una enfermedad viral que se ha convertido en un serio problema de salud pública en América Latina. Se transmite por la picadura de la hembra infectada del mosquito Aedes Aegypti que vive por debajo de los 2.200 msnm, lo cual representa cerca del 90% del territorio colombiano. Los mosquitos ponen sus huevos en depósitos de agua, especialmente los que se encuentran a la intemperie como llantas abandonadas, floreros y materas, botellas, latas, bebederos de animales, baldes, albercas y canecas, entra otras.

De acuerdo con Adriana Arango Luque, docente de la Maestría en Epidemiología Areandina Bogotá, “la tasa de incidencia de dengue ha sido fluctuante desde hace varias décadas, pero desde el año 2019 ha tenido un aumento que ha llevado a declarar una epidemia de este en América Latina”. De igual manera, la mortalidad por su causa también ha aumentado, pasando de 0,07 defunciones por 100.000 habitantes en los años 90, a 0,19 defunciones por 100.000 habitantes en la presente década. Se estima que cada año hay entre 100 y 400 millones de infecciones por dengue, pero más del 80% de estas infecciones son leves y asintomáticas.

Según la Organización Panamericana de la Salud, “la mayoría de los casos de dengue en el año 2020 en la región de las Américas fueron en Brasil con 1’040.481 casos, seguido de Paraguay con 218.798 casos, Bolivia con 82.460 casos, Argentina con 79.775 casos y Colombia con 54.192 casos”. Cabe señalar que también se reportaron altas tasas de incidencia de dengue en Honduras, México y Nicaragua, con menores números en otros países de Centroamérica y el Caribe.

Tipos de Dengue

Para el dengue se establecen diversas formas clínicas que incluyen dengue (con y sin signos de alarma) y el dengue grave donde se encuentran incluidos el síndrome de choque por dengue (SCD) y otras complicaciones del dengue como miocarditis, encefalitis y hepatitis.

De acuerdo con la docente Arango, todas las formas tienen un periodo de incubación promedio de 3 a 14 días después de los cuales, aparecen los síntomas que dependen de la forma clínica y que describe el Centro para el Control y prevención de Enfermedades (CDC):

  • Dengue: las características clínicas dependen generalmente de la edad del paciente. Los niños mayores y los adultos pueden tener una enfermedad febril leve o fiebre alta, cefalea intensa, dolor retrorbital, dolores musculares y articulares, pérdida de apetito y erupciones cutáneas.
  • Dengue Grave: Los casos de dengue pueden presentar dolor estomacal, vómitos con o sin sangre, presencia de sangre en las heces, sangrado por la nariz o en las encías, presencia de “moretones”, sensación de cansancio o irritabilidad. Puede provocar hemorragias, shock y la muerte que es una de las principales causas de enfermedad en algunos países de Asia y América Latina.

Ante la presencia de los síntomas, la académica Luque recomienda no automedicarse, aumentar el consumo de líquidos y acudir rápidamente a una institución de salud cercana para recibir el tratamiento adecuado según la fase de la enfermedad y un seguimiento para evitar posibles complicaciones.

De igual manera, la académica Arango señala que es fundamental involucrar a la comunidad e informarla sobre los riesgos que pueden existir si no se siguen ciertas pautas para evitar la enfermedad. “Es importante evitar la acumulación de residuos en patios y sitios al aire libre, mantener los bebederos de animales con agua limpia, eliminar todos los recipientes donde pueda acumularse y estancarse el agua y de no ser posible, mantenerlos desinfectados y cubiertos. Usar mosquiteros y toldillos en zonas de riesgo, así como usar camisas y pantalones de manga larga y usar repelente en las zonas del cuerpo que se encuentren expuestas”.

Si bien la Organización Mundial de la Salud anunció la comercialización de una vacuna contra el dengue llamada Dengvaxia® (CYD-TDV) aprobada en el año 2015, su distribución se autorizó para ser utilizada en cerca de 20 países para personas de 9 a 45 años de edad que  residan en zonas endémicas y que cumplan con algunas condiciones adicionales para su aplicación. Sin embargo, es un campo en el que aún se requieren más estudios clínicos.

 

1 Razones para no bajar la guardia ante el dengue

30/ago/2021

 
1 Comienzo 2 Completo

Eventos

Ver todos